26 de junio de 2017

CNT demanda al Ayuntamiento de Adra por discriminación salarial de las limpiadoras municipales

 La central anarcosindicalistaconsidera que existen hechos objetivos que prueban una discriminación salarial continuada contra este colectivo de trabajadoras

El pasado 19 de junio, la sección sindical de CNT  presentaba en el Juzgado de lo Social de Almería, una demanda por vulneración de derechos fundamentales contra el Ayuntamiento de Adra, concretamente, por discriminación salarial por razón de género de las limpiadoras municipales. Con esta  demanda, se inicia una singladura por los tribunales que esperamos acabe con la discriminación salarial que padecen  estas trabajadoras desde hace demasiado tiempo y por consiguiente, que se  reconozcan  los derechos económicos que corresponden a este colectivo.
 
En la actualidad, las limpiadoras perciben tan solo, el 65% del complemento específico, uno de los conceptos retributivos que aparecen en la nómina,  cuya cuantía se establece en las tablas salariales del convenio colectivo. Una circunstancia que no pasa por ejemplo, con la categoría profesional de peón, un colectivo que tiene asignado la misma cantidad en este complemento salarial. En la actualidad un  peón cobra 225,14 € y las limpiadoras cobran 158,87 €. Es decir,  66,27 € menos  cuando  las dos categorías profesionales pertenecen al mismo grupo y el convenio colectivo establece las mismas cantidades para ambos. Para CNT,  queda claro que hay discriminación porque concurre la circunstancia de que todos los puestos de peón son ocupados por personal masculino y esa parece ser la razón y no otra  por la que perciben una mayor retribución por lo que estaríamos ante una discriminación salarial por razón de  género del colectivo de limpiadoras ya que, el 100% de este personal son mujeres y no ante  una simple reclamación de cantidad.
 
Para la CNT esta práctica retributiva ejercida por el consistorio abderitano carece de toda justificación y de toda base normativa y supone de facto, una discriminación por razón de género. Con esta actitud, el Ayuntamiento de Adra, podría estar vulnerando una amplia legislación social encaminada erradicar la discriminación entre hombres y mujeres, tanto en el de ámbito nacional como internacional. Desde preceptos constitucionales contrarios a la discriminación o  la Ley 3/2007 de 22 de marzo para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, hasta directivas del Parlamento Europeo y  convenios internacionales ratificados por el Estado Español como el 100 y 111 de la OIT.

Recientemente, las limpiadoras del Ayuntamiento de Adra, se han movilizado para denunciar públicamente la discriminación laboral y salarial que padecen y han llevado ante la Inspección de Trabajo la discriminación que sufrieron hace unos meses, al ser excluidas de la entrega del vestuario de invierno que si recibieron otros colectivos de trabajadores municipales. Una actitud, que el ayuntamiento de Adra se vio obligado a corregir como esperamos que ocurra, a medio plazo, con la discriminación salarial que están denunciando estas trabajadoras.

Crónica de la charla de Agustín Guillamón





 Quod nemo novit,paene non fit
Lo que nadie conoce, apenas existe
Apuleyo. Metamorfosis.

Interesante charla de Agustín Guillamón, en los locales de CNT en Almería. Basada en uno de sus libros “La Revolución de los Comités” este licenciado en Historia Contemporánea por la UBA y director de la revista “Balance. Cuadernos de Historia” abordó la revolución autogestionaria de 1936 desde una perspectiva distinta, centrando el eje de la charla en la tensión que provocó en la propia central anarcosindicalista, el discurso de la unidad antifascista asumido por los principales dirigentes de los Comités orgánicos de la CNT. El discurso del “beso”, radiado por Juan García Oliver durante los hechos de mayo de 1937 fue el punto álgido de una postura que habría de llevar a la CNT a transigir con las posiciones políticas que estaba imponiendo sobre todo el PSUC en Cataluña.

Hasta ese momento, Agustín Guillamón, fue explicando de manera amena, el proceso revolucionario y la transformación de los Comités de Defensa Confederal en las milicias populares y los Comités Revolucionarios que en cada barrio de Barcelona y en multitud de pueblos de Cataluña impulsaron una trasformación libertaria de la sociedad acorde con los postulados políticos del anarquismo. La encrucijada que supuso el pleno Comarcal del 21 de Julio con la disyuntiva de “ir a por el todo” o la de “colaboración entre las distintas fuerzas antifascistas” posición que a la postre, marcó la línea general de los comités de la CNT no exenta de tensiones con los Comités de Barrio o “Los amigos de Durruti” que defendían las conquistas revolucionarias. A partir de ese momento, y con la maniobra astuta de los partidos políticos de izquierda republicanos la contrarrevolución, iría progresivamente, ganando terreno en el bando antifascista a costa de preservar una “unidad” que se basaba en el restablecimiento de las instituciones estatales, la propiedad etc.

También tuvimos la oportunidad de hacernos para la biblioteca de la CNT de Adra, de su último libro “Insurrección. Las sangrientas jornadas del 3 al 7 de mayo del 1937” curiosamente, el tercer volumen de una tetralogía que viene ha publicado desde el 2012 y que la integran los siguientes libros: “La revolución de los comités”, “La guerra del pan” y “La represión contra la CNT y los revolucionarios”




1º de Mayo cenetista en Almería


La capital almeriense concentró las reivindicaciones de la central anarcosindicalista en la provincia de Almería. En torno a reducción de la jornada de trabajo sin reducción salarial CNT reivindicó la jornada de 30 horas como medida para combatir un paro estructural que tiene su origen en la deslocalización de empresas y en la creciente robotización de los sistemas producctivos. Una medida ineludible a medio plazo que podria solventar la creciente  falta de cotizantes que mantengan el sistema de pensiones y las cada vez más exiguas cotizaciones de los trabajadores\as en activo.  Una medida que podría ser un factor importantísimo en la ineludible  redistribución de la riqueza en una sociedad cada vez más injusta y desigual.

Pero no nos engañemos, y como hemos recordado este 1º de Mayo, nadie regala nada y menos derechos laborales, ni los pequeños ni los grandes y para arrancarlos a la patronal, al gobierno y poder plasmarlos en  leyes, se necesita fuerza y organización al margen de estructuras verticales donde proliferan intereses bastardos y tampoco, bajo tutelas de partidos políticos.  CNT  es una  herramienta eficaz  para alcanzar nuevas conquistas sociales como demostró en el pasado con la  conquistra de las 8 horas tras la huelga de la Canadiense.